Según la ley 19.279 las personas que tengan algún tipo de discapacidad que les impida hacer uso del transporte público tienen derecho a acceder a la compra de un vehículo con un descuento considerable (usualmente 50% en autos importados y 21% en autos de fabricación nacional).

Las condiciones para realizar la compra de un auto para discapacitados son las siguientes:

  • Como ya se ha mencionado, estar imposibilitado para utilizar el transporte de pasajeros
  • Contar con capacidad económica para la compra (debe acreditarse ante la AFIP)
  • Contar con recursos económicos para mantener el vehículo.

Si bien es posible encontrar en el mercado la venta de autos usados para discapacitados, esta ley estipula solamente la adquisición de autos nuevos, es decir AUTOS 0KM en categoría estandar. Además el vehículo a adquirir ha de ser el de menor valor dentro de la marca/producto, sin accesorios adicionales y no podrá superar el monto de 23.000USD (para autos importados).

El beneficio también contempla la posibilidad de la compra de automóviles en esta modalidad a Instituciones Sin Fines de Lucro y Organismos Estatales cuya finalidad sea la de transportar personas con algún tipo de discapacidad.

En este último caso se exige que el vehículo a adquirir tenga como mínimo la capacidad de transportar al menos a 8 pasajeros sentados o en sillas de ruedas.

Por último cabe aclarar que los vehículos a adquirir no son vehículos especiales, sino que son vehículos normales de tipo base (no full). Sin embargo, dependiendo de donde se decida realizar la compra final, el personal podrá ofrecerle ampliar estas características para lo que deberá realizar un pago extra (no estipulado dentro del descuento recibido por la ley). Para los autos a los que se desee realizar adaptaciones para facilitar el manejo, la metodología y funcionamiento del proceso será el mismo, dado que la Ley 19.279 estipula solo para la compra de vehículos de menor valor y sin agregados.